lunes, 8 de enero de 2018

la muerte de Billy el niño

Tras cometer pequeños delitos, su carrera delictiva adquirió verdadera forma al robar caballos en cuarteles de Nuevo México. Aquel era un delito grave, dada la importancia de los caballos en el Viejo Oeste y por tratarse de una propiedad militar, pero más lo sería su bautismo de sangre. A los 16 años, cometió su primer homicidio en Fort Grant, Arizona, cuando contestó con plomo a los insultos y golpes de un herrero irlandés llamado Frank Cahill.
El «Niño» era llamado así por su carácter amable, cortés y su rostro aniñado. No le gustaba el tabaco y bebía rara veza. Era buen lector y no era ningún pendenciero ni un grosero. Si mató a Cahill fue por los constantes insultos que éste le dirigía a diario y porque trató de golpearle previamente, o al menos esa fue la versión que sostendrían los testigos del incidente.
En cualquier caso, las autoridades locales persiguieron al enclenque Billy y le obligaron a marcharse de Arizona. Pudo entonces unirse a alguna banda de forajidos simplemente aceptando la oferta que le lanzó el legendario Jesse James, pero el joven era un alma solitaria sin grandes pretensiones económicas. Él no quería ser atracador de bancos, le bastaba con un rinconcito rural desde donde robar ganado y comprar más munición para seguir practicando con su revólver. El día que fue asesinado, años después, se descubriría que sus únicas posesiones eran un caballo y su arma.
En poco tiempo, el nuevo sheriff dio con el rancho de Fort Sumner que la banda empleaba a modo de base. Rodeados por los hombres de Garret, Billy se vio obligado a rendirse, no sin antes mandar a su viejo compañero de cartas «al infierno».Una vez más, «The Ring of Santa Fe» se encargó de sembrar de irregularidades el juicio contra el joven. En su alegato final el juez pareció por momentos el fiscal acusador. Tras haber sido condenado a la horca en la localidad de Mesilla(perteneciente en la actualidad al Estado de Nuevo México) y de ser torturado por sus vigilantes, Billy logró lo que parecía imposible para el criminal más conocido del estado: escapó de sus captores, de su celda, de sus grilletes y, sobre todo, de sus esposas. Gracias al pequeño tamaño de sus muñecas, el joven se zafó de ellas y en un rápido movimiento encañonó a su vigilante James Bell, el que mejor trato le había dispensado en el calabozo. Bell echó a correr por sorpresa y «el Niño» disparó antes de que diera la voz de alarma. Por ese crimen el irlandés se arrepentiría hasta el último día de su vida.

De su siguiente víctima aquel día no se arrepintó, sino todo lo contrario. Armado con un rifle winchester, Billy buscó en la calle a su otro vigilante, Bob Olinger, el que más disfrutaba torturando al joven y relatándole cómo había matado con sus propias manos a algunos de sus amigos. «¡Hola Bob!», gritó «El Niño» antes de matar a su sorprendida víctima. Dos disparos, dos muertos.En su huida, el joven forajido se refugió en el rancho de su amigo Pete Maxwell, en Fort Summer , donde fue de nuevo acorralado por los agentes de Pat Garret. Y a partir de este punto surgen dos versiones diferentes. La que afirma que durante el tiroteo entre Billy y Garret el forajido fue herido mortalmente y, tras una larga agonía sin auxilio alguno, murió desangrado. O la que sostiene que un solo disparo de escopeta a sangre fría en el estómago causó la muerte a Billy, que trataba de escabullirse en ese momento del rancho amparado por la noche.
Lo que parecía más una ejecución que un arresto fallido fue justificado por Pat Garret porque, según su versión, Billy portaba un cuchillo de cocina cuando abrieron fuego sus hombres. De una forma u otra, el cadáver fue enterrado en una fosa común sin identificación, lo cual dificulta más si cabe conocer los detalles sobre su fallecimiento.
Y entre las numerosas investigaciones realizadas sobre Billy en la última década, un reportaje de un canal americano elevó su muerte a la categoría de conspiración. Según esta investigación que empleó un identificador de caras del FBI, el pistolero no está enterrado en Fort Sumner sino que vivió hasta los noventa años con la identidad de un granjero llamado Robert, el cual aparece en una fotografía con sus mismas cicatrices, ojos y nariz. No obstante, Robert, que portaba bigote a diferencia del adolescente, llegó a Fort Sumner cinco años después de que Billy muriera oficialmente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario