jueves, 18 de julio de 2013

richard wagner

Richard Wagner, nacido el 22 de mayo de 1813 en Leipzig, recibió muy pronto las influencias artísticas de su familia; su padre adoptivo Ludwig Geyer, que era actor y pintor, fue su primer instructor. Por otra parte, su hermana mayor Rosalie era también actriz y su otra hermana, Klara, era cantante. El destino profesional de Klara hizo que la cada de los Wagner fuese visitada por C.M. von Weber, por quien el joven sintió especial predilección que trasciende a la opera alemana.
En 1829 Richard descubrió el arte al que dedicaría toda su vida: asistió a una representación de Fidelio, quedando deslumbrado ante las dotes vocales y dramáticas de la soprano Wihelmine Schröder-Devrient (Leonora). El joven le escribió una carta esa misma noche felicitándola y profetizando su propia carrera de compositor.

http://www.youtube.com/watch?v=J-qoaioG2UA 

 e inscribió como estudiante de música en la Universidad de Leipzig, y estudió contrapunto y composición con el cantante de Santo Tomás, Ch. T. Weinlig, quien le sugirió a Mozart como ejemplo. Después de diversas composiciones para canto, piano u orquesta, escribió y compuso sus tres óperas de juventud, Die Hochzeit (Las bodas) (1832, inacabada), Die Feen (Las Hadas) (1834) y Das Liebesverbot (La prohibición de amar) (1835). En 1833 comenzó la carrera de músico de teatro, como director de coro en Würtzburgo, y después como director musical en Magdeburgo (1834-36) y en Königsberg (1837). E124 de noviembre de 1836 se casó con la actriz Minna Planer (1809-1866), matrimonio perturbado por numerosas crisis. Nombrado kapellmeister en Riga en 1837, allí escribió el libreto y compuso los dos primeros actos de Rienzi con un estilo grandioso, siguiendo el ejemplo del Fernand Cortez de Spontini, en la esperanza de tener acceso a la Ópera de Paris. Llegó a esta ciudad el 17 de septiembre de 1839, posteriormente a su paso por Londres. El buque fantasma, cuya leyenda conoció por H. Heine, tomó cuerpo durante su agitada travesía de Pillau a Londres. A pesar de la recomendación de Meyerbeer, W. no llegó a montar ninguna de sus óperas. Sus trabajos para el editor Schlesinger (transcripción de óperas, artículos y noticias para la Gaceta Musical) no le permitieron saldar sus deudas, por lo que ingresó en prisión a finales de 1840. No obstante, W. proporcionó a Paris dos impresiones musicales decisivas: los tres primeros movimientos de la 9,a Sinfonía de Beethoven, por la Orquesta del Conservatorio bajo la dirección de F. A. Habeneck, por una parte, y por otra, el descubrimiento de las composiciones y del Traité d'instrumentation de Berlioz, con quien hizo amistad. Además de Rienzi, compuso una Obertura para Fausto y tres números de El buque fantasma. Como no tenia ninguna esperanza de que se la representasen, vendió el boceto al director de la Opera, quien la puso en escena con el titulo francés Le Vaisseau fontome, con libreto de P. Foucher y música de P. L. Dietsch. Los derechos percibidos por esta venta le permitieron a W. elaborar su propia versión alemana (en Meudon y Paris, 1841). Tras la aceptación de Rienzi por el teatro de la Corte de Dresde, W. se instaló en esta ciudad con Minna el 7 de abril de 1842. El éxito de Rienzi y de El buque fantasma le proporcionó , e l 2 de febrero de 1843, el puesto de maestro de capilla de la Corte. Acabada la partitura de Tannhäuser, el 13 de abril de 1845, pone música, el 16 de julio, al diseño de Los maestros cantores de Nuremberg, diferente de la versión definitiva, y, el 3 de agosto, al de Lohengrin. El estreno de Tannhäuser, que tuvo luger en Dresde el 19 de octubre, y la 9ª Sinfonía de Beethoven, que él dirigió en 1846, marcaron 
verdaderamente una época en su vida. Paralelamente a esto, se dedicó a la investigación de temas clásicos o germánicos, de ahí que La Orestiada, de Esquilo, y Edda le sugirieron la idea de un drama sobre El Nibelungo (1848). Su participación en la revolución de mayo en Dresde le obligó a huir a Suiza el 28 de mayo de 1849. Renunció rápidamente a su intención de escribir para Paris Wieland, el herrero. Después del fracaso del proyecto que él tenia de huir a Asia Menor en compañía de su admiradora Jessie Laussot, de Burdeos, regresó a Zurich el 3 de julio de 1850. F. Liszt, con quien hizo una gran amistad, organizó el estreno de Lohengrin, en Weimar, el 28 de agosto. A excepción de una temporada de conciertos de 4 mesas en Londres en 1855, W. dedicó los siete años siguientes a su drama sobre El Nibelungo, del que algunos estudios previos fueron objeto de sus escritos teóricos, influidos por Feuerbach y Proudhon. Su articulo Das Judentum in der Musik (El judaísmo en la música) (1850) fue una acusación contra Meyerbeer, por quien se creyó engañado. Se ha advertido, por el diario de Meyerbeer, que tal acusación fue injusta. El 15 de diciembre de 1852 W. terminó el texto de El anillo del Nibelungo. El 5 de septiembre de 1853 en La Spezia, tuvo la inspiración musical de la introducción de El oro del Rin, momento que señaló el comienzo de la composición de la tetralogía. Pero el 9 de agosto de 1857 fue interrumpida, después del bosquejo orquestal del 2º acto de Sigfrido, por un periodo de 12 años. Las razones fueron, además de la imposibilidad de realizar su proyecto de un festival,la concepción de Tristán e Isolda, que le inspiró la fiiosofia de Schopenhauer, y su amor por Mathilde Wesendonk. Los lieder Träume im Treibhaus, sobre poemas de Mathilde Wesendonk, constituyeron los estudios de Tristán. A continuación de un incidente provocado por los celos de Minna, W. se veía obligado a renunciar, el 17 de agosto de 1858, al albergue que le proporcionó Otto Wesendonk en el lago de Zurich. Residió sucesivamente en Venecia, Palais Giustiniani, del 30 de agosto de 1852 al 24 de marzo de 1859, y en Lucerna, el 28 de marzo al 6 de septiembre de 1859, donde compuso, respectivamente, los actos 2º y 3º de Tristán e Isolda. Proscrito en Alemania, se trasladó a Paris el 11 de septiembre. Entre el 25 de enero y el 8 de febrero de 1860, 3 conciertos dados en el Teatro Italiano tuvieron gran resonancia, pero fueron un fracaso financiero. A mediados de marzo, el emperador dio la orden de representar en la Opera Tannhäuser, de la que W. modificó las escenas de La bacanal y de Venusberg Después de 164 ensayos, no tuvo, debido a un escándalo desencadenado por el Jockey Club, más que 3 representaciones entre el 13 y el 25 de marzo de 1861, por lo que W. retiró su obra. A pesar de este fracaso reunió en Paris a un grupo de admiradores cultos, entre ellos a Baudelaire, quien le defendió en un articulo titulado R. W. et le Tannhäuser a Paris. Perdonado, Wagner se trasladó el 24 de agosto de 1861 a Viena para supervisor el estreno de Tristán. Como éste se demoraba continuamente, decidió reemprender su proyecto de Los maestros cantores, cuya redacción le ocupó desde el 27 de diciembre de 1861 hasta el 25 de enero de 1862. Durante este tiempo residió en el Hotel Voltaire, muelle Voltaire, en Paris. Emprendi6 la composición de la obra a finales de marzo en Biebrich, cerca de Maguncia. A continuación de unas diferencias con su editor, Franz Schott, en octubre de 1862, se veía obligado a interrumpir su trabajo por una gira de conciertos que le llevó a San Petersburgo y Moscú. A su regreso se instaló en Penzing, cerca de Viena, donde continuó la composición interrumpida. Pero la fallida representación de Tristán y la costosa instalación de su nuevo apartamento, le causaron tales dificultades financieras que le obligaron a abandonar Viena el 23 de marzo de 1864. El 3 de mayo recibió en Stuttgart la invitación del rey de Baviera, Luis II, para que se trasladase a Munich. Allí le incitó a que terminase El anillo del Nibelungo. Hans van Bülow, residente también en Munich, dirigió el 10 de junio de 1865 el estreno de Tristán. Además de su trabajo sobre la partitura del 2.o acto de Sigfrido, W. preparaba el proyecto de Parsifal (entonces ortografiado Parzival). Como no aguantaba las opiniones reaccionarias del Gobierno, éste consiguió que el rey le expulsase. W. abandonó Munich el 10 de diciembre de 1865 para buscar en el sur de Francia un luger donde terminar Los maestros cantores y El anillo del Nibelungo, pero al no encontrar la residencia deseada durante su recorrido que le habla conducido hasta Hyeres, decidió el 4 de abril alquilar una casa de campo en Tribschen, cerca de Lucerna, adonde Cosima von Bülow, hija de F. Liszt y Marie d'Agoult, fue a reunirse con él en diversas ocasiones, antes de que se instalase allí definitivamente el 16 de noviembre de 1868. En este luger W. terminó Los maestros cantores. Asistió, al lado del rey de Baviera, a su estreno que dirigió Bülow, en el teatro de la Corte de Munich, el 21 de junio de 1868. El I de marzo de 1869 inició la composición del acto 3.° de Sigfrido, y el 2 de octubre la de El crepúsculo de los dioses. Dos nuevas amistades le surgen en Tribschen: Nietzsche le visitó el 17 de mayo de 1869, y Judith Mendes, hija de Théophile Gautier, el 16 de julio. El 25 de agosto de 1870 se casó con Cosima, a quien dedicó, en su aniversario, El idilio de Sigfrido. Una comedia, titulada Eine Kapitulation (Una capitulación), que escribió en esa época, pesó más tarde en sus relaciones con Francia. Pero, G. Leprince significó en Presence de Wagner (p. 45): "Se trata en realidad de un juego de palabras: él título se refiere a una capitulación alemana y de orden teatral... ¿Qué querría decir en este titulo el articulo una si la palabra capitulación no fuera interpretada en sentido figurado?" Su deseo de establecer un luger para festivales, separado de la vida teatral de la gran ciudad, llevó a W. a interesarse por la Ópera de Bayreuth. Después de visitarla en abril de 1871, juzgó que la sala no le convenía, y decidió edificar un teatro concebido por él, que tuviera un anfiteatro y un foso para la orquesta situado bajo el escenario. La financiación tendría que conseguirse mediante bonos de participación. Instalado W. en Bayreuth, se colocó la primera piedra del teatro el 22 de mayo de 1872. Los años siguientes vieron la conclusión de El crepúsculo de los dioses (21-11-1874), y el comienzo de los preparativos del festival. El 28 de abril de 1874 W. se mudó a la ciudad de Wahnfried. Los ensayos preliminares de El anillo del Nibelungo tuvieron luger en julio-agosto de 1875. Como la emisión de bonos de participación era insuficiente, W. tuvo que pedir al rey Luis II su garantía para un préstamo de 300.000 marcos. Después de los ensayos, desde el 3 de junio hasta el 9 de agosto de 1876, se llevaron a cabo 3 representaciones del ciclo, entre el 13 y 30 de agosto de 1876, que suscitaron un gran interés, tanto en Alemania como en el extranjero, pero que se saldaron con un déficit de 150.000 marcos. Tras descansar en Sorrento, del 14 de septiembre al 20 de diciembre de 1876, organizó 8 conciertos en el Albert Hall de Londres en mayo de 1877, con la esperanza de cubrir el déficit, pero el beneficio se vería reducido. En 1878 el déficit fue cubierto con un empréstito de la tesorería real de Baviera, reembolsable por detracción de los derechos de autor de W. Desengañado del festival, W. se refugió en la concepción de Parsifal "No podía vivir más sin lanzarme a un intento como éste", escribió a Judith Gautier el I de octubre de 1877. Terminó la partitura el 13 de enero de 1881, en Palermo. El 15 de enero Auguste Renoir realizó el celebre boceto de su retrato. El I de mayo W. y Cosima regresaron a Bayreuth, donde el conde Arthur Gobineau es su huésped en Wahnfried durante varias semanas. Para las 16 representaciones del festival de 1882 (del 26 de julio al 29 de agosto), Luis 11 puso a su disposición la orquesta y los coros de la Opera Real de Munich, bajo la dirección de Hermann Levi. W. dirigió la escena final de la última representación. El 16 de septiembre se instaló con su familia en Venecia, en el Palacio Vendramin. Dirigió de nuevo, por Cosima, en el Teatro La Fenice el 24 de diciembre, una obra de juventud compuesta 50 años antes, la Sinfonía en do mayor. Renunció definitivamente al proyecto de una leyenda lúdica, Die Sieger (Los vencedores), basada en la Introduction a l'histoire du bouddhisme indien, de Eugene Bumouf, con la intención de componer pequeñas sinfonías en un movimiento, cuando murió de una crisis cardiaca el 13 de febrero de 1883. Su cuerpo fue trasladado a Bayreuth, donde reposa en una sepultura en el jardín de Wahnfried.

Sus ideas tuvieron tantos partidarios como detractores. Uno de sus más entusiastas seguidores fue el rey Luis II de Baviera, gracias a cuya ayuda económica el músico pudo construir el Festspielhaus de Bayreuth, un teatro destinado exclusivamente a la representación de sus dramas musicales, cuya complejidad superaba con mucho la capacidad técnica de las salas de ópera convencionales. En 1876 se procedió a su solemne inauguración, con el estreno del ciclo completo de El anillo de los nibelungos. Años antes, en 1870, el compositor había contraído matrimonio con la hija de Franz Liszt, Cosima, con quien había mantenido una tormentosa relación cuando aún estaba casada con el director de orquesta Hans von Bülow. Wagner dedicó los últimos años de su vida a concluir la composición de Parsifal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario