viernes, 12 de julio de 2013

kidnapped: historia de un secuestro



2005, usa, 112 minutos. comedia. director: arie posin. reparto: jamie bell, glenn close, ralph fiennes, camilla belle, justin chatwin, jhon heard, laureen holly,
sinopsis: En una maravillosa y perfecta comunidad de vecinos que parece sacada de un cuento de hadas, entre jóvenes y adultos no existe comunicación alguna, viven en dos mundos paralelos y tratan de resolver como pueden sus frustraciones: los unos buscando emociones fuertes, los otros absortos en sus vacías vidas. Troy, el traficante de anfetaminas del instituto, se ha suicidado y le ha dejado la mercancía a Dean, su mejor amigo. Sus compañeros de clase deciden secuestrar al hermano de Dean para hacerse con el "material", pero se equivocan y secuestran a otro chico.




 en esta película son todo excesos. Es una crítica ácida contra la sociedad media americana, los padres que viven centrados en sus mundos y no conocen de nada a sus hijos, el aparentar ser quién uno no es, o el sobreactuar buscando una personalidad que no tienes. En todos estos contextos, tenemos una historia de lo más alocada: un secuestro, se equivocan de niño, pero siguen con el secuestro adelante, quieren a cambio la droga. Por supuesto los padres ni se enteran de que secuestraron al hijo, y se van sucediendo una serie de disparates, a cada cúal más alocado, pero no con el afán de hacernos reir, sino de criticar a la sociedad.
es una crítica mordaz contra la familia media américana, la inconexión total que hay entre padres e hijos, y sobre todo la obsesión que tienen los americanos por cuidar las apariencias, y su obsesión por el éxito, unido esto a la confusión y frustración de los jovenes, solo hace falta leer las noticias para darse cuenta de esta espiral de paranoia que azota el país de las barras y las estrellas.



pero a esta peli, que trata de emular a american beauty, le falta la sutileza de esta película, para llegar a gran crítica ácida, aveces peca de excesos, sobre todo en el final dónde parece más american pie que otra cosa. Tiene momentos brillantes, pero es una pena que no le den menos ácido y algo más de coherencia, como dije, aveces parece más una película de adolescentes, que otra cosa.


dos universos paralelos el de los adolescentes, con sus problemas autrocreados, y el universo de los adultos, aún más onírico que el de los adolescentes, sólo que más perverso y a la vez más triste.
precisamente en el mundo de los adultos lo más interesante es ver a actores cómo ralph fiennes, hacer un papel que jamás interpreto en su vida. Un alcalde de una ciudad, que se da un golpe en la cabeza, y a partir de ahí, tiene una visión: pintar delfines. Es una soberana estupidez, pero siempre es curioso ver a actores haciendo cosas a las que no están habituados.
con todos sus excesos, siempre tiene algún momento brillante, y algunas ideas interesantes, otras cosas dignas de comentar, es lo acertado de su reparto, relanzó la carrera de actores que no estaban en su mejor momento, y a su jovén reparto lo lanzó al estrellato, emulando otras pelis de jóvenes, como cuenta conmigo o los goonies.


No hay comentarios:

Publicar un comentario