miércoles, 17 de julio de 2013

cambios en la vegetación

El principal problema de manejo para lograr un sistema ganadero extensivo sostenible es hacer compatible la capacidad variable de las pasturas con las tasas de poblamiento del ganado. La pluviosidad errática o desigual, la falta de estimativos precisos de capacidad de carga y una mezcla de factores culturales y económicos por lo general complican esta situación. La expansión del área de pastoreo mediante el desarrollo de pozos de agua permite mantener un hato sostenible más grande, lo cual es una solución común en la mayoría de las dehesas. Esta mayor provisión de agua permite el pastoreo de especies mayores – principalmente ganado bovino y ovino, pero también de vida silvestre – en toda la zona de pastizales.

Un aumento en la presión de pastoreo y pisoteo  alrededor del área de las perforaciones de agua produce la zonificación de la vegetación, con un número reducido de especies en áreas adyacentes a las perforaciones, seguido por zonas de transición o espesuras que se asemejan más a un estado natural. Esto ocurre en las distancias máximas que recorre el ganado desde los abastecimientos artificiales de agua. Existe un incremento de nutrientes en los suelos vecinos a las perforaciones debido a la concentración de orina y estiércol. La cantidad depende de la densidad de ganado y la edad de la perforación. El incremento en la fertilidad del suelo se refleja en el contenido de nutrientes de hierbas y árboles vecinos a los pozos.
Los cambios en la ecología y el estado de nutrientes del suelo y la contribución de las perforaciones a los cambios en la vegetación (y degradación medioambiental) deben ser revisados en términos de:
  • La densidad de pozos
  • Niveles de poblamiento
  • La naturaleza radial del uso de pastizales – causando variaciones espaciales marcadas en el impacto
Sin embargo, en muchos casos la sensibilidad en la degradación es compleja y puede verse afectada por factores diferentes a la edad de los pozos y a los niveles de poblamiento.
Las fuentes de agua artificiales son una amenaza potencial para la supervivencia de muchos componentes de la biodiversidad nativa en las zonas áridas y semi-áridas. Las perforaciones para agua han proliferado en muchas sabanas y pocas zonas de pastoreo de algunas de estas regiones (por ejemplo, Australia, Botswana) están ubicadas a más de 10 Km de una fuente artificial de agua.
El impacto sobre las especies nativas de plantas varía. Estudios realizados en Australia demuestran que algunas especies reaccionan a la presión por pastoreo con una disminución en la densidad, mientras que otras especies reaccionan con un aumento. Es probable que aquellas especies más apetitosas o nutritivas  para el ganado sufran una disminución en su densidad. Los resultados de los estudios realizados en Australia indican que un 15 a 38% de especies de pastizales están bajo riesgo de reducir su densidad de manera sustancial como resultado de la provisión de fuentes de agua artificiales para el ganado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario