sábado, 20 de julio de 2013

antigua ciudad de lamu

La antigua ciudad de Lamu, en kenia , 200 km al norte de monbasa , es la más antigua y mejor conservada ciudad swahili del áfrica oriental , manteniendo sus funciones tradicionales. Construida en piedra de coral, madera y mangle, la población se caracteriza por la simplicidad de sus formas estruturales, enriquecida con patios interiores, barandillas y puertas de madera artísticamente talladas. Lamu es aún el centro de los principales festivales religiosos musulmanes  desde el siglo 19 y se volvió en un importante centro de estudio de las culturas islámica y swahili.

La estructura urbana de Lamu demuestra claramente las influencias que se unieron a lo largo de los siglos, a partir de europa, arabia e india, usando las técnicas tradicionales swahili para producir una cultura distinta. El crecimiento y decadencia de los puertos de la costa oriental de África es la interacción entre los bantues , arabes, persas, indios y europeos  representa una fase importante, tanto desde el punto de vista cultural como económico en la historia de la región, con su expresión más elevada en la antigua Lamu.

La antigua ciudad de Lamu fue fundada durante el siglo XII. La configuración de la ciudad y su arquitectura reflejan diversas etapas de su desarrollo con las influencias árabes de los edificios de piedra en el centro de la ciudad de Lamu, en los sectores de extensión en la periferia de la ciudad. Importantes edificios de arquitectura asiática/europea dominan el sector ribereño gracias a una desecación del terreno en la orilla del mar a principios del siglo XIX. El puerto natural de Lamu tiene un valor distintivo en lo que concierne a la disponibilidad de agua dulce.

La gran parte de los edificios están construidos con materiales locales, como la cal viva para el mortero y los acabados, la madera dura (terminalia) para las estructuras/dalas así como también para la concepción única del interior de los edificios que cuentan con patios interiores. Callejuelas estrechas se formaron entre los grupos de edificios que son multifuncionales, es decir que pueden servir tanto para las comunicaciones como para lugares de juego y encuentros comunitarios. Se construyeron calles techadas para dar un espacio suplementario de los dos lados paralelos formados por las casas y sirven de lugar en donde las mujeres pueden comunicarse de una casa a otra durante el día.


es el más antiguo y mejor conservado de los lugares poblados por los swahilis en África del este, preservando aún sus funciones tradicionales. Construida en rocas coralinas y madera de mangle, la ciudad se caracteriza por la simplicidad de sus formas estructurales, enriquecidas con patios interiores, verandas y puertas de madera talladas con gran cuidado. Desde el siglo XIX fue sede de grandes celebraciones religiosas y centro importante para el estudio de las culturas islámicas y swahili. Actualmente, cuenta con una población aproximada de diez mil habitantes. La población de Lamu es remota, única, fascinante y autosuficiente, y ha escapado milagrosamente a los estragos del siglo XX manteniendo intactas su cultura, sus costumbres centenarias y su arquitectura. Todavía hoy pueden verse mezquitas de más de 600 años de antigüedad y en sus estrechas calles han quedado impregnadas las culturas que por ella han pasado (árabes, persas, chinos, hindúes, portugueses). Cuenta con una población casi exclusivamente musulmana y se trata de la ciudad más antigua de Kenya.

Lamu es una reliquia de la cultura swahili y también la ciudad más antigua de Kenia. Fue en su día un próspero puerto marítimo dependiente del sultanato de Paté, donde llegaban los marinos portugueses. Al igual que otras ciudades de la costa africana del Índico se enriqueció a partir del siglo XV mediante el comercio de esclavos. A principios del siglo XIX, Lamu derrotó a los ejércitos de dicho sultanato en la batalla de Shela y pasó a ser dependiente del de Zanzíbar, que controlaba toda la franja costera desde Kliwa hasta la frontera somalí, bajo dominio del Protectorado británico desde 1890. Fue a finales de dicho siglo cuando los ingleses prohibieron el comercio de esclavos, iniciándose la decadencia de la ciudad, sólo salvada gracias a la llegada de los primeros viajeros y de gente importante.



El núcleo urbano original se remonta a finales del siglo XIV, cuando se erigió la mezquita Pwani. La mayoría de sus edificios datan del siglo XVIII pero las estructuras inferiores y los sótanos suelen ser de etapa anterior. Éstos están construidos con materiales enteramente locales como piedras de corales para las paredes, suelos de madera sustentados sobre bloques de mangle, tejados de makuti y celosías bellamente trabajadas para las ventanas. Los fastuosos palacios y las casas nobiliarias estaban dotadas de todas las innovaciones del momento (sistemas de conducción de agua y ventilación, baños con agua caliente y fría, jardines con fuentes, saunas construidas con estuco).

2 comentarios: